Archive for the ‘Experiencias personales’ Category

Muchos son los días en los que pienso que algo malo me sucederá algún día. Desconozco la fecha y el lugar, pero sé que eso pasará. No me preguntéis por qué, simplemente es un sentimiento que tiene uno, un presagio del mal. Yo mismo me asusto, tengo miedo cuando me adentro en aquellos presagios y pienso sobre esa tragedia, quizá sea mi fin. Y lo hago porque sé que no soy una persona insegura ni acomplejada del miedo, sé quién soy y lo demuestro, a capa y espada, todos los días de mi vida, ante todo el orbe si hiciere falta. Pero sigo con mis tragedias gramáticas en la cabeza, o quizá el corazón.
De hecho, son muchos los días en los que, marcha seguida, en la soledad del caminante de vuelta a casa, tras una jornada llena de alegrías y alguna frustración que otra, comienzo a rezar, inconsciente, por inercia, pero con buenas intenciones y decisión. Es una costumbre que acompaña al sentido trágico que inunda mis días y curiosamente, con el paso del tiempo, ese pesar se va haciendo más fuerte y pesado, pero más desconocido y borroso. ¿Qué será? Ni siquiera el demonio lo sabe y falta no me hace el preguntárselo tampoco. Aun así, no temo el fin cuando llegue, pero sí el no poder haber terminado mi obra humana, mi camino y sobre todo, el dolor. Tengo mucho miedo al dolor, porque éste a veces significa traición, desprecio u olvido. Tengo miedo al durante y no al antes y al después.
Pero mis posibilidades se fugan, no puedo hacer nada. No tengo los medios para conseguirlo y por eso, como cuando voy caminando por la calle, en la soledad de mi camino, rezo, pido a las Alturas que me ayuden y contengan mis días hasta que termine mi ruta y mi camino. ¡Hermosa alegoría! En el camino anhelo el camino de mi vida. Y por ello, pido sólo eso, nada más. Que el antes sea fecundo, que el durante sea llevadero y suave y el después, no me importa, que se ensañe conmigo entonces aquel sentido trágico, el presagio de mi fin.
Néstor.
Anuncios

Read Full Post »

   Tiempo bastante me ha llevado a darme cuenta de una cosa, no estoy enamorado. Extraño, pero cierto. Yo, que de alma enamoradiza me vestía cada mañana al levantarme, ahora está vacía. Hace años que los amorcillos no me atraviesan el corazón con sus flechas y sinceramente estoy muy preocupado. Para mí, el amor, es una necesidad vital, el el agua que me da la vida cada día aunque no llegue a beber de ella. Es mi guía y  mi compañera de soledades, penas y quebrantos. Es todo mi alma, es todo mi yo.

 
   Quizá esté muerto, ¿quién sabe? O quizá nunca haya existido, ¡no eso no! Pero lo que si está del todo claro es que necesito enamorarme como el viento busca cobijo. Lo peor de todo es que cuando eso suceda, si es que algún día sucede, sufriré bastante. Pero ese dolor, ese sufrimiento por el cual ofrecería mi vida para dejar de afectarme, es la señal de que hay amor. Sí, parezco un romántico contemporáneo a Rosalía de Castro o Bécquer, pero lo que me pasa es de verdad. Y por eso, no busco estar enamorado, busco ese ponzoñoso dolor, porque cuando éste llega, a los cinco minutos entra por la puerta el amor; ese mal es el mensajero de un bien mayor, el amor.

Y por eso, aunque me duela bastante la situación cuando llegue, aunque nunca se cumpla mi deseo natural, espero el dolor y el sufrimiento con los brazos abiertos. ¡Bienvenido de nuevo! Aquí me tienes, ensáñate conmigo.

Néstor.

Read Full Post »

Es un medio de comunicación por el cual la gente conecta entre sí, sin importar las fronteras, el sexo, el color, la raza, la orientación sexual. Sólo importan los sentimientos, el mensaje que lleve la canción, las reacciones que provocan los versos de cada una de las pequeñas historias que se transmiten a través de unas cuantas notas musicales.
Es una escapada del mundo real cuando más lo necesitamos, un escondite cuando queremos estar nosotros solos en el mundo, cuando queremos que nadie nos moleste. A veces necesitamos apartarnos de la gente, reflexionar, y la música nos ayuda a no pensar por un momento y centrarnos en lo que realmente importa.
Es una liberación del estrés, de la vida tan ajetreada que llevamos, de la pena que nos produce algo. Para mí, la música es una ayuda a sacarme esa espina que llevo dentro y que algo que no me ha gustado, algo que me ha decepcionado, me la ha clavado en el corazón. Es un empujón a llorar cuando lo necesito porque así es como me libero.
Es una cura; la mejor de todas. Me hace desaparecer el dolor, la tristeza, la angustia, y crea alegría, energías que me ayudan a seguir adelante, coraje para enfrentarme a la vida. Es la mejor pila que ha existido jamás.
Es la salvación para todos. Ha hecho que la gente no se suicide, que siga viviendo porque hay una razón por la que hacerlo; ha hecho que la gente se enamore, porque lo más bonito de la vida es estar enamorado y compartir tu camino con una persona que te quiere y a la que quieres; ha hecho que la gente perdone, el acto más difícil del mundo.
Es una amiga a la que cada uno le pondrá un rostro distinto, una personalidad distinta, pero, en el fondo, una amiga en la cual siempre nos podemos apoyar, a la que siempre recurriremos. Es esa amiga que jamás te juzga, siempre vas a caerle bien, seas como seas. Quiere a todo el mundo por igual.
La música es todo lo que uno pueda imaginar. La música lo es TODO.
Irene.

Read Full Post »

No recuerdo muy bien donde leí el otro día aquello que hoy quiero compartir con vosotros. Lo que sí tengo grabado perfectamente en la memoria es que estaba escrito en catalán y no había ninguna traducción. Yo, ignorante de aquella lengua pero conocedor de la lengua italiana, latina y amante de la castellana, pude a duras penas traducir un poquito del mensaje. Lo justo y necesario para estar hoy aquí escribiendo estas palabras. Hoy no quiero poemas, ni versos ni rimas petulantes y enrevesadas. No quiero tratados filosóficos ni críticas sociales o políticas. Sólo quiero sencillez y descansar un poco.

Aquello que logré entender, salvando las distancias ante el desconocimiento de la lengua catalana, fue algo así como un diálogo entre dos personas donde una le preguntaba  a la otra “¿Qué es un ángel?” y su compañero de habladurías le repondió “Disfrazarse de estrella”. Acto seguido, satisfecha su curiosidad el primer parlante añadió unas palabras que hacían ver que lo había entendido, pero después llegó lo más tierno y hermoso. “¿Y qué es la muerte?” preguntó de nuevo. Y lo que el otro le contestó siempre se quedará grabado en mi recuerdo: “convertirse en estrella”.

Eso fue lo que me hizo pensar, lo que me obligó a salir de este mundo en conciencia y pensar y pensar. Tanto pensé, que me dejé llevar al borde de la disertación o la introspección y por fin, caí en ellas. Dicho pues, me entró una angustia en el corazón al pensar lo que podría suceder cuando yo ya no esté en este mundo. ¿Qué será de los que me rodean? ¿Qué será de mis hijos cuando los tenga si los tengo? ¿Y qué de mi mujer si algún día me caso? ¿Qué de mis amigos, de mi hermana o de mis padres si todavía viven? ¿Qué será de mi deseada y futura carrera política o de la literaria? Pero más angustioso que la angustia que me incitaba dicha duda era la ignorancia: “No lo sé”.

Lo único que puedo afirmar es que me convertiré en una estrella más del estelario infinito de la muerte, pero tampoco sé si brillaré o simplemente me taparán las nubes. Y esto, si por algún casual el diálogo de aquellos dos personajes contaba cosas ciertas.

De momento, sólo me queda vivir con la angustia de dicho momento e ir configurando mi vida día a día para cuando llegue mi final, quizá lejos, quizá cerca, ¿quién lo sabe? Ni Dios quizá lo sepa. Pero lo único de lo que estoy cierto es que no sé nada. Mi vida, pues, se convierte en un mundo sin mapas donde no sé a dónde llegaré, a dónde regresaré si es que he estado antes de nacer o a donde terminaré por ir. Y no me llameis loco por pensar en lo que quede después de la muerte, porque todos los hijos de la vida que tenemos alma nos preguntamos alguna vez sobre ello, auque lleguemos a esconderlo. Y por eso me disgusto, y por eso pienso y por eso me desconcierto, porque no sé nada de lo que sucederá el día que ya no esté aquí.

Néstor.

Read Full Post »

Siempre he sido una chica que ha escuchado música muy ochentera, tanto rock como pop, pero me he rendido ante la deliciosa y especial voz de esta chica británica que se está llevando todos los premios de calle llamada Adele.
Adele Laurie Blue Adkins es una chica inglesa del sur de Londres de 23 años conocida por su archifamoso tema Rolling In The Deep. Sus dos discos, 19 y 21, cosechan éxitos sin parar aunque el primer ya tenga 4 años desde que fue lanzado al mercado, pero eso no parece importarle a la gente que descubre en cada canción una historia personal de la cual nos hace partícipes Adele con su potente y melodiosa voz. Muchas de estas historias son de desamor, de sentimientos de rabia y desesperación al ver que un amor se va o nos deja por otra persona, o de amor a nuestra ciudad como Hometown Gloryo a una persona como lo es la canción Crazy For You, una de las canciones pertenecientes al álbum 19 que no puedo parar de escuchar.
Estas historias se me hicieron más cercanas al ver el concierto en el Royal Albert Hall de Londres de esta mujer. Cómo hablaba, la cercanía a su público en un ambiente tan formal que lo convirtió en una charla con amigos, sus risas, sus lágrimas al emocionarse con Someone Like You, su naturalidad al decir tacos… fue lo que me hizo adorar por completo a Adele. No se siente una estrella, es una chica normal con una gran voz que hace que se te ericen los pelos con cada estrofa llena de sentimientos y vivencias de cada una de sus canciones. Es más que una estrella con ocho Premios Grammy, la siento como una amiga a la que recurrir cuando quiero evadirme del mundo, cuando quiero sacar de mí la rabia, el dolor o la felicidad que me produce algo.
Adele es única, cercana, espontánea, pero sobre todo, humana, dándonos lo mejor de sí en cada una de sus canciones y no como la mayoría de artistas que recurren a la tecnología para potenciar su voz y que se creen celebrities. Adele es auténtica, sin plasticidades, tal cual como es ella en cualquier situación en la que se encuentre. Por esto me enamoré de Adele.
Irene.

Read Full Post »

« Newer Posts