Archive for the ‘LITERATURA’ Category

Guerra y Paz

Autor: León Tolstoi

Editorial: Argos Vergara

Género: Histórico

Argumento:

Es 1805 y el Imperio Napoleónico comienza su avance hacia la Europa oriental engullendo a su paso los diversos pueblos centroeuropeos. Con intención de detener a la potencia francesa y al fruto de su revolución, Napoleón, se forman alianzas entre los países amenazados, entre los que figuran Austria con Francisco I y la Rusia del zar Alejandro I. No obstante, la desorganización y la rivalidad entre las distintas gentes que forman la coalición hacen imposible detener el avance de las tropas francesas, que llegan a alcanzar Moscú en 1812. En ese año decisivo y tras múltiples batallas, Napoleón es derrotado y huye junto con los restos de su agonizante ejército. En este contexto se desarrolla el recorrido humano de personajes de cuatro familias de la elite social que ven cómo cambian sus vidas frente a los hechos que deben afrontar, desde sus vivencias históricas a las amorosas pasando por las espirituales.

Crítica:

Este es un libro muy recomendable para aquellos a los que se fascinan con la historia, ya que es un relato muy fiel y detallado de la evolución de las campañas napoleónicas en el centro y este de Europa atravesando los hitos fundamentales (Austelitz, Friedland, Tilstit, Smolensk, Shevardinó,  Borodinó, etc), en algunos de los cuales intervienen algunos de los protagonistas en primera persona junto con personajes históricos.

En esta obra, Tolstoi trata de analizar la historia, que, según él la define, consiste en la observación de los actos humanos, lo que no se reduce sólo a contar los hitos bajo el mando de ciertos líderes o generales, sino a buscar las razones que unen la libertad de la gente y que los mueven para alcanzar metas, llegando incluso a matar a sus semejantes. Por ello, observa los hechos de forma amplia, situándose en un plano externo a los acontecimientos para describir objetivamente lo que ve, por lo que no atribuye el desarrollo de los sucesos históricos a una única causa, sino que siempre intervienen múltiples y diversas situaciones que los condicionan y provocan. Es aquí donde reside la grandeza de esta novela, ya que explicar de manera objetiva la historia no resulta nada sencillo debido a  que la ideología o nacionalidad del narrador suelen hacer que se implique de una forma u otra con los hechos e introduzcan en el relato su propia visión, ensalzando en exceso los éxitos de su gente o tratando de justificar los errores cometidos, con lo que acaba volviéndose subjetivo, rayando en ocasiones en la falsedad, con fin de engrandecer a su patria. Tolstoi también busca las leyes universales que rigen la historia, a la que contempla tanto desde lo científico como desde lo filosófico.

Principalmente es una novela histórica, pero también tiene un componente romántico a causa de los enredos amorosos entre los distintos personajes, así como existencialista y filosófico. Esto es algo que se ve en especial en la evolución de Pierre, personaje que comienza siendo un calavera, se casa presionado y guiado por una pasión que acaba mal, lo que le lleva a replantearse su vida, afiliándose a la masonería para dejarla más tarde por la hipocresía que observaba, hasta que finalmente descubre a Dios tras un periodo de cautiverio y logra casarse por amor verdadero. También existen otros protagonistas con un recorrido interesante, como Natasha Rostov y su hermano Nikolai, el príncipe Andrei Bolkonski o la princesa María.

Miguel Solana Ramírez
Anuncios

Read Full Post »

El principito

Autor: Antoine de Saint-Exupéry

Editorial: Alianza editorial

Género: Infantil

Argumento:

Un aviador se queda en medio del desierto tras sufrir una avería en su avioneta. Allí se encuentra con un curioso viajero: el principito. Este procedía de un pequeño planeta con dos tres volcanes, uno de ello inactivo, en el que hay una rosa. Cansado de los reproches y exigencias de la presumida rosa, el principito inicia un viaje por diferentes planetas en los que se encuentra con diferentes personas: un rey, un borracho, un vanidoso, un hombre de negocios, un farolero y un geógrafo. Este último le invita a ir a la Tierra a explorarla. Allí conoce a una serpiente y un zorro con el que traba una amistad, al igual que con el aviador, aunque finalmente deben despedirse, pues el principito debía volver a su planeta, ya que había dejado indefensa a la rosa.

Crítica:

Hace mucho tiempo que leí por primera vez El principito, cuando tenía alrededor de diez años, y recuerdo que me gustó bastante, pues me resultó un libro fácil de leer y curioso. Años más tarde, volví a coger el libro para rememorar aquella historia de mi infancia, ya desde una perspectiva de mayor entendimiento proporcionada por una base más extensa de experiencia. De esta manera, leí con nuevos ojos aquel librito y descubrí que más allá de la historia infantil había una dimensión más profunda que se rebelaba, pues aunque el libro está escrito como un cuento de aventuras para niños, en verdad se trata de una gran metáfora tras la que se esconden problemas de la realidad.

En primer lugar, ya hay mucho simbolismo en el propio planeta del principito. Sus volcanes deben deshollinarse todos los días, incluido el inactivo, para asegurar que funcionan bien y prevenir catástrofes. Representan las tareas que debemos hacer todos los días y que, pese a ser aburridas, es necesario hacerlas para que todo vaya bien. También hay una grave plaga: los baobabs, árboles gigantes que debe arrancar cuanto antes, pues de lo contrario extienden sus raíces y pueden hacer estallar el asteroide. Son los problemas que nos encontramos y que debemos solucionar cuanto antes para que no se compliquen. Por esa razón, el principito le pide al aviador que le dibuje un cordero para que se coma los baobabs, un amigo que le ayude a combatir los problemas.

En su viaje, el principito se encuentra con diversos personajes que simbolizan distintos factores de la vida adulta: el rey, que simboliza la autoridad y que le muestra que lo más difícil es gobernarse a uno mismo; el borracho, que enseña la debilidad humana en un círculo vicioso; el vanidoso, que encarna el deseo de reconocimiento que tenemos todos pero que de poco nos sirve si estamos solos; el hombre de negocios, que representa la avaricia y que al ser esclavo de su trabajo no disfruta la vida; y el geógrafo, que se dedica a la búsqueda del conocimiento pero sin experimentar las cosas.

La rosa simboliza el amor. Hay muchas flores que hay en el asteroide, pero esa es la más hermosa y la que mejor le hace sentir. Es un poco presumida y exige mimos, pues está llena de imperfecciones, y eso hace que el principito se vaya. En la Tierra encuentra muchas rosas y descubre que la suya es especial, que es única y que desea volver con ella. Otro personaje importante es el zorro, que le muestra el valor y los riesgos de la amistad, pues también puede hacernos sufrir. También le enseña una gran lección: “sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos.”

Miguel Solana Ramírez

Read Full Post »

Los hermanos Karamázov       

Autor: Fiódor Dostoyevski

Editorial: Colección historia de la literatura RBA

Género: Existencialista / Detectivesco

Argumento:

Fiódor Pávlovich Karamázov, el padre de la familia, es un hombre libertino centrado únicamente en su hedonismo. Ello le llevó a desatender a sus tres hijos, Dmitri, Iván y Aliosha, desde el momento de su nacimiento, lo que junto a la muerte de sus esposas hizo que quedaran a cuidados de terceros. Años más tarde, los cuatro se encuentran para solucionar problemas familiares con la ayuda del starets Zósima, líder espiritual de un monasterio. Por desgracia, los problemas van aumentando debido a que Dmitri estaba enamorado de una mujer a la que quería conquistar su padre con el dinero de la herencia de Dmitri. Estas tensiones acaban en un crimen y su posterior juicio que supone un punto de inflexión para los tres hermanos que les cambiará.

Crítica:

Esta es la última novela de Dostoyevski debido a su fallecimiento y es una de sus obras más impresionantes. Aunque se considera inacabada debido a que el autor había proyectado una segunda parte para la obra, no termina bruscamente, pues se acaba resolviendo el argumento principal, por lo que no se encuentra inconclusa pese a ciertos flecos por rematar. Os cuento esto porque es importante que no os quedéis en que está inconclusa y por eso no la leáis por miedo a quedaros con ganas de más como en principio me ocurrió a mi mismo, pues repito: sólo está inacabada, no inconclusa.

Dostoyevski atribuye gran profundidad a sus personajes, hasta a los más secundarios, con su psicologismo. Esto nos hace ver que cada persona es un mundo, pues a partir de los mismos orígenes trágicos, los tres hermanos resultan tener mentalidades totalmente diferentes. Dmitri, como su padre, se entrega a una vida hedonista dilapidando su herencia por adelantado, aunque el punto de inflexión en su vida hará que cambie de visión y comience a preocuparse por cuestiones más profundas, desde los fundamentos de la ética hasta elevarse hacia Dios, buscando redimirse con el sufrimiento para ser mejor persona. Iván es un intelectual ateo al que también cambiará el crimen. Aliosha, en cambio, es cristiano y buscaba entrar en el monasterio tras quedar marcado por la humanidad de su maestro, Zósima, aunque al final no ingresa por su consejo. Zósima le hizo ver que aún tenía mucho que hacer en el mundo, pues previó la desgracia que iba a acaecer sobre su familia.

Uno de los temas que con mayor profundidad se trata es el problema de Dios. En su obra “El gran inquisidor”, Iván plasma los fundamentos de su ateísmo. No niega la existencia de Dios, pero sí el mundo venidero en el que se hará justicia por los crímenes cometidos en este, pues no merece el precio que hay que pagar: la injusticia sufrimiento que hay que soportar y que los adultos, ya corruptos, cometen contra seres puros como los niños, viendo que Dios no lo evita, con lo que reniega del perdón. Igualmente rechaza a Dios por cometer el que es, en su opinión, el mayor de los crímenes contra la humanidad: darle la libertad al hombre en lugar de imponerle el bien. Esto, junto a la debilidad del hombre, hace que cometa injusticias y que incluso se levante en contra de Dios. Al eliminar a Dios, todo está justificado y no existen normas morales, aunque más tarde los hechos hacen que se le rebele la conciencia indicándole que hay acciones que el hombre no puede cometer porque atentan contra los demás y contra sí mismos. Aunque en realidad siente que quiere encontrar a Dios, su racionalismo le impide aceptarlo para mantener su imagen. Desde otro extremo, Aliosha es, de los hermanos, el que mayor humanidad e interés por ayudar a los demás en gran parte debido a su creencia de Dios y las enseñanzas de Zósima.

Al igual que en Crimen y castigo, Dostoyevski vuelve a insistir en la idea de que es mejor padecer un injusticia que cometerla, pues el mayor de los castigos no es la pena judicial que se dictamina, sino el de la conciencia, que no puede eludirse pese a los intentos de autojustificarnos o convencernos de que la culpa de nuestra acción es de otro.

Miguel Solana Ramírez

Read Full Post »

Niétochka Nezvánova

Autor: Fiódor Dostoyevski

Editorial: Sin especificar

Género: Existencialista

Argumento:

La protagonista, Niétochka, es la hija de un matrimonio roto y pobre debido a los vicios y excesos de su padre, un violinista que, pese a su gran talento, se había perdido en la bebida porque se negaba a trabajar al creerse demasiado bueno. Para pagar la bebida roba lo poco que ahorra su mujer con duros trabajos a pesar de su delicado estado de salud, llegando incluso a quitárselo a su hija cuando iba a comprar medicinas. Al final, la madre muere y el padre abandona a su hija en la calle en un ataque de locura a causa de los remordimientos que le conducirá a la tumba. Por suerte, Niétochka es encontrada por un príncipe que la acoge en su casa, donde entabla su primera amistad con la hija del príncipe, Catalina. La enfermedad de un pariente del príncipe hace que la familia se mude y dejan a Niétochka con  la hija mayor del príncipe, Alejandra, ya casada. En ella encuentra a una profesora y a otra amiga, pero debido a un malentendido la relación acaba.

Crítica:

La novela, una de las primeras de Dostoyevski, está inconclusa de forma muy brusca debido a que fue detenido y enviado a trabajar a Siberia por motivos políticos. Se  haya dividida en tres partes que parecen historias independientes y que se corresponden con los tres hogares que tiene la protagonista.

Niétochka es una chica que nunca ha conocido el amor de una familia ni tampoco ha tenido ninguna amistad. Por eso parece que incluso llega a enamorarse de su padre, pues  le había ofrecido una salida idílica de su sufrimiento, sueño al que la niña se aferró con la esperanza de acabar alguna vez con su sufrimiento. No obstante, para ella todo parece acabarse, pues cada vez que encuentra una alegría en su vida, un hogar o una amistad, al poco tiempo desaparece como si se hubiera pasado página.

De las tres partes de la historia, la más intensa es la primera, en especial el personaje de Efimov, el padre de Niétochka, con el que Dostoyevski hace gala de su gran habilidad psicológica y del que se pueden extraer varias conclusiones. Aunque era un gran genio del violín, había caído en el pensamiento de creerse superior a los demás y no acepta los consejos de su amigo B.., otro violinista que intenta sacarle de su ego buscándole trabajo o ayudándole cuando lo necesita, aunque él siempre los rechaza y cae una y otra vez debido a su debilidad por la bebida. Mientras que B.. no tenía tanto talento como Efimov, él había trabajado mucho por mejorarse a sí mismo y a aprender, mientras que Efimov nunca trabajó e incluso rechazó muchos trabajos porque se creía un genio. Esto hizo que B.. lograra triunfar, pero Efimov cayó en la frustración, en la pobreza y en el vicio, criticando a los demás violinistas porque en realidad tiene envidia de su éxito.

Uno puede intentar ayudar a un amigo cuando sabe que está yendo por un camino equivocado, pero si él se niega a aceptar tu ayuda no se puede violentar su “libertad”, porque entonces sólo se consigue que se enemiste contigo por obligarle. Lo único que queda por hacer si realmente es tu amigo y te interesa su bien es permanecer a su lado y continuar ofreciéndole tu ayuda con la esperanza de que en algún momento se de cuenta de su error, tal y como hizo B.., aunque por desgracia no lo consiguió.

Miguel Solana Ramírez

Read Full Post »

Las ratas

Autor: Miguel Delibes

Editorial: Destino

Género: Novela social

Argumento:

El Ratero y su hijo el Nini vivían en una cueva en un pueblecito cerca de Torrecillórigo y el alcalde estaba empeñado en expulsarles de ahí para acabar con las viviendas en cuevas, pues ofrecían una mala imagen a los extranjeros. Su modo de vida reside esencialmente en la caza de ratas para después venderlas como alimento, aunque el Nini también tiene grandes conocimientos sobre los animales, las cosechas y el tiempo y realiza otros trabajos para sus vecinos. El pueblo estaba atravesando un mal momento debido a una climatología que devastaba las cosechas. Igualmente escaseaban las ratas, a lo que se le sumó que otro ratero de Torrecillórigo cazaba ratas en la zona del tío Ratero, quién le buscaba para darle su merecido, aunque nadie en el pueblo entendió sus acciones.

Crítica:

Al igual que en otras novelas de Delibes, en ésta nos presenta con un realismo bastante crudo algunas situaciones que tienen lugar en la España de posguerra: el hambre y la miseria hace que la gente comience a comer ratas. Tiene lugar en un pueblo rural cuya esencia plasma perfectamente en el papel porque, entre otras cosas, emplea el lenguaje que utilizan las gentes del campo. Por esta razón, al principio puede resultar difícil de leer debido a los muchos términos que no nos resultan nada familiares, aunque después se reducen una vez entrados más en el argumento principal. Por lo demás, es una lectura muy similar a El camino, pues va narrando diferentes historias y problemas que les ocurren a los vecinos del pueblo y que debe solucionar el Nini, algunas de ellas bastante graciosas.

La situación que atraviesa el pueblo fuerza al límite de sus fuerzas a sus gentes, llevándoles a la competencia entre ellos y los demás pueblos, a veces dentro de la propia familia, lo que se ve perfectamente en el caso de Simeona, que no da abasto con su trabajo y debe cuidar de su padre enfermo, al que descuida y trata sin ninguna consideración hasta que finalmente muere. Los remordimientos la atormentaron y finalmente decide entrar en un convento para redimirse de la culpa.

Pero el caso más extremo es del Ratero. Él y Nini dependían de la caza de ratas para sobrevivir, pues eran su única fuente de ingresos y de alimentos. La escasez de ratas les fuerza casi a sucumbir a las peticiones del alcalde y dejar la cueva, pero la gota que colmaba el vaso para el Ratero era Luis, un ratero de otro pueblo que cazaba las ratas en su zona únicamente por deporte, sin importarle que los del pueblo tuvieran que pasar hambre, lo que hizo que finalmente el Ratero estallara.

El Nini, aunque no ha ido nunca a la escuela, posee una gran sabiduría en cuanto a los asuntos del campo, también debida a los consejos que le daba el Centenario, el anciano padre de la Simeona, relacionando ciertos hechos con el calendario por los días de los santos. Igualmente siente gran afecto hacia los animales, llegando a adoptar a un zorro y a salvar muchas veces a algunos de ellos de la escopeta del Furtivo, que caza con crueldad.

Miguel Solana Ramírez

Read Full Post »

Older Posts »