Archive for 13 mayo 2012

00:00 horas del día 12 de mayo de 2012, mejor llamado ya día 13, la puerta del Sol de Madrid, atestada de gente, muere en silencio por la búsqueda de un grito, un grito mudo. A semejanza del de Munch, las bocas, abiertas, pero sin voz, sin fuerza. Gritan en silencio por unas mejoras, gritan en silencio por un futuro que buscan, gritan no por comodidad, sino por obligación. Un grito ahogado por la búsqueda de justicia y libertad. El mismo grito que manifiestan los moribundos, gritos de desesperanza, gritos de furia, gritos mudos ante la sordera del mundo.


No podemos negar, siendo ineptos y mostrando la estulticia propia con ello, que necesitamos cambios, cambios fuertes, más poderosos y virulentos que los económicos que tenemos. Necesitamos un cambio social y con él, el moral y humano. No podemos dejar de lado, al pasar por la calle, la impresión que supondría ver un desahucio, de ver un banco cerrado, de ver otro salvado mientras sus clientes no son admitidos por sectarismos y falta de capitales: La caridad con los bancos, no se reflejan con la de con el pueblo. Un pueblo libre y ansioso de justicia, pueblo capaz de gritar en silencio por un fin mayor que el simple negocio económico, un pueblo unido que mira el futuro negro y en vez de callar gritando, grita callando en medio de una plaza. Cierto es que no es justificable las pintadas y vandalismos varios contra la estatua ecuestre de Carlos III, reproducción de la original de Pacual de Mena. Esa estatua es un testigo férreo del tiempo donde se han mostrado muchos altercados durante su vida y su preconcepción espacial, esa estatua, indicador de la historia, ha quedado ultrajada.

Pero dejando la defensa de seres inertes y faltos de sensibilidad y cordura a la vez que raciocinio, debemos retomar una idea clara: necesitamos cambios. La verdad es que el pueblo, contradice algunas medidas tomadas con razón {necesitamos recortes, incluso de sueldos, pensiones y paro} pero las medidas son tachadas, por mí mismo, así que yo acarreo las consecuencias de mi testimonio, de sectarias y fariseas. No todos han pasado por la criba con la misma facilidad. Son aquellos que de modo paternalista nos gobiernan y rigen, los que fomentan sus riquezas y gustos sociales. A modo de absolutistas de la Francia decimoctavica, inmersos en el rococó onírico de sus privilegios, hunden el pueblo y sofocan el alivio de las masas en pro de su beneficio y su gusto. La riqueza se reduce para los que aportan y se mantiene para los que ganan, los ricos más ricos y los pobres, más pobres. Pero esto se nos ha ido de las manos, Robin Hood ha muerto y no vendrá a defender a los que cada día luchan por llevarse a la boca algo de comida obtenida con dignidad. Ya no serán salvados del error quienes se ven obligados a la estafa o al robo por el hambre propio o por el de sus hijos, que mirando a los progenitores con ojos lacrimosos ruegan la lucha por un futuro mejor, por un mañana cercano alegre y sin asfixia económica. El pueblo ruge en dolor ya no sólo por sus bolsillos, que cada día se vacían o quedan olvidados y extraviados en las casas que algún día unos bancos alentaron a comprar y hoy mismo expropian por demoras de pagos de una mísera cantidad de 1000 euros. Seguridad es una palabra robada por el tiempo, una palabra prostituida y borrada de nuestro presente. No hay nada seguro ahora.
Unos mueren de hambre y otros mueren de pena viendo como se va hundiendo en la miseria la familia, la empresa y todo aquello catalogable en un pasado de sólido. Y en estos momentos de inestabilidad, en todos los sentidos, ascienden los sentimientos ideológicos y los conflictos sociales por liderar urnas, periódicos y alzarse con la bandera del “tengo la razón” o el “yo os salvaré”, introduciéndose en los mundos del populismo y la demagogia. Si los teóricos políticos levantasen la cabeza… volverían a acostarse ante tanta violencia insana que llena cada día la prensa y las bocas infectas de todos cuantos hacen caso a semejante barbarie y sarta de mentiras enfrascadas. Pero lamentablemente, continua así, continua sangrando el oportunismo y la desgracia y se abre un túnel negro y más oscuro donde el futuro, ya ni se percibe siquiera borroso. Se abre el mundo al totalitarismo, al sofoco político y a la represión que un día pone de manifiesto la ignorancia de un pueblo que abre las puertas a la mentira y al engaño. Que griten cuanto quieran en silencio, yo los apoyo, pero que jamás se dejen llevar por las infectas ideologías de ninguno de los dos extremos y abran esas puertas, selladas con el monopolio político a la verdadera libertad, la libertad humana. Cambiemos el mundo, pero siendo conscientes de lo que hacemos y sin tomar rumbos precipitados. Sometamos a corazón y razón lo propuesto y alcemos la bandera de la libertad, de una libertad pacífica, en silencio, por un mundo mejor, por un futuro claro, por el mundo deseado en el que podemos decir que ya vivimos, pues cada boca abierta en silencio, abre el camino a la conciencia de yo, a la conciencia del ser oculto en los adentros para dar paso a una nueva era, la era de la libertad y de la humanidad.
Hagamos caso al silencio, no sofoquemos el grito larrístico y hagamos caso a esos fígaros que en su alma poseen una amargura romántica y buscan una solución al mundo. Dirijamos la vista a los horizontes ocultos que hasta ahora tachamos de sectarios o moralistas y dejemos las llaves del mundo al alma humano. Cojamos el palo de la humanidad y levantemos el mundo: sólo necesitamos un punto de apoyo. Busquémoslo.


Néstor Sánchez, @rotsenzehcnas

Read Full Post »

Quien no ha escuchado en estos últimos años nombres como Mario Vargas Llosa, Almudena Grandes, Ana María Matute, Carlos Ruiz Zafón o Juan José Millás. Grandes escritores aquellos, es cierto. Si por algo se asemejan entre ellos aparte de ser muy buenos, unos más y otros mejor, es porque son escritores de actualidad. Podemos verlos en presentaciones de libros, en actos oficiales del mundo de la cultura, en ruedas de prensa o asistiendo a eventos cotidianos como el teatro o un concierto de música. Sí, gente normal. El problemas radica en un aspecto importante, máxime para los que sí nos importa la cultura y buscamos algo más que leer una novela para “pasar el rato” o “evadirnos del ajetreo” o “relajarnos en una butaca”. Realizando un comentario de texto dentro de un examen de segundo de Bachillerato, tuve la enorme suerte de leer un fragmento de un ensayo (ahora no recuerdo el nombre: perdonad mi desgracia) donde Félix de Azúa, uno de los Nueve Novísimos Poetas Españoles de la poesía de posguerra. En ese texto, el poeta afirmaba una gran verdad: los doscientos poetas escriben para doscientas editoriales que sólo leerán doscientos lectores (identificados con los propios poetas). Y como verdad era también que la sociedad, generalmente los políticos y las altas instituciones se rodeaban de escritores para hacer “apología” a la cultura y en vez de afirmar su hipocresía y admitirla, la adornaban con frases poéticas de los típicos escritores que adulan y sodomizan culturalmente. Sí, todavía hoy hay gente que prostituye la cultura a sus anchas. Sin ir más lejos, todos aquellos que en cogen un libro y lo leen y cuando lo terminan cogen otro con el siguiente motivo: “ya me lo he terminado” y ahí se quedan. ¿Cuántas ingentes masas de adolescentes no han leído libros como “Crepúsculo” y se dejan violar por semejante patraña temática? ¡Basta ya! No frivolicemos la literatura, que hay gente que la siente como su propia sangre. No hagamos como que somos “guays” por leer el último libro de… “Autor de Moda”. ¿Y el resto de su obra? Alguien ha leído toda la obra (o casi toda) de Ana María Matute, Vargas Llosa, Almudena Grandes y los que ya he mencionado? Sí, muchos, porque son grandes escritores, pero la mayoría de los progresistas culturales que sodomizan el concepto de “arte”, no. Y además, otra huella de este lupanar montado por intereses publicitarios, económicos o superficiales, es el hecho de que nadie lea a los grandes de la historia: ¿Dónde queda el honor cuando comentas que has leído Shakespeare, Baudelaire, Cervantes, Dostoyevsky, Poe y una innumerable lista de escritores ya muertos? Comenta: he leído a Rostand y todo el mundo cerrará sus oídos, pero di en bajo: he leído Arturo Pérez Reverte y todos abrirán. Y todo esto sin comentar por qué los famosillos de turno de la farándula publican libros sobre su vida y demás situaciones…. Para color rosa ya tenemos las sobremesas o mañanas de la televisión, “No molesten”.

¿Quién es profesionalmente dentro del mundo literario “Hola, mis padres son malos” o “Que tal soy rubia y bióloga”? Nadie, pero podemos verlas en las casetas del Día de Sant Jordi firmando lo que ellas llaman libros. Creo que la RAE debería mirar bien esa palabra en estos casos y dejarse de si “éste” puede ir sin tilde y cambiarle de nombre a la greca.

En fin. Nada de críticas, simplemente consejos. No sodomicen a los escritores, que nos gustan como son. Déjenlos ser así. Y retírense, que sólo los conozacan quienes de verdad los quieren y leen íntegramente. Que ya sabemos que la miel no está hecha para la boca del asno ni el cristal de bohemia para el rudo campesino. Que vivan tranquilos y no prostituyan su vida ni su obra, respétenlos y respétenos a los que queremos y amamos a los grandes. Larga vida a los grandes.

Néstor @rotsenzehcnas

Read Full Post »