Archive for 29 febrero 2012

Vetusta Morla

Vetusta Morla es una banda de rock alternativo (indie) salida de Tres Cantos. En 2008 publicaron su primer largo, Un Día En El Mundo, y el año pasado volvieron con Mapas. La banda está formada por Pucho (voz), David (batería y coros), Álvaro (bajo), Jorge (percusiones y programaciones), Guillermo (guitarras, teclados y coros) y Juan (guitarras y teclados). Hasta aquí la parte “técnica” del grupo. De Vetusta no se puede decir que sus letras sean fáciles de entender, pero primero te engancha el sonido y el ritmo de las canciones. Después, poco a poco, vas desgranando las letras. Sin prisa. Puede que te pases semanas sin entender absolutamente nada, y que de repente un día te llegue la inspiración (todavía recuerdo con una ilusión infinita el día que conseguí interpretar la letra de “Lo Que Te Hace Grande”). Los Vetusta hacen que algo en mi interior, la bestia dormida, se relaje. Hacen que realmente tenga esperanza en que todo pueda ir bien. Hacen que me sienta bien, básicamente. Puede que no sea un grupo que venda millones de discos, o que no hablen de ellos por la calle. Pero creo que un grupo que te llega al corazón es digno de ser compartido. Y es lo que yo pretendo, compartirlo con vosotros.

Yo no sé de música. Yo no soy como Juan, el compañero que toca la flauta travesera y sabe cosas sobre compases, pentagramas, y esas cosas que a mí me dan sueño. A mí la música me atrae por el sentimiento que me produce. A mí lo que me importa es cómo me hace sentir algo cuando lo escucho, lo que me hace pensar. Lo que hago cuando escucho cierta música me define como persona. Sé que es algo raro, pero es así. Sin la música que escucho, no sería yo mismo. Sin música, no sería yo mismo. Si a mí me quitasen la música, no sé lo que haría. Por eso quiero que escuchéis a Vetusta, aunque sea solo para darles una oportunidad. Porque me produce algo bueno. Me hacen ser mejor.

Jose.

Anuncios

Read Full Post »

 Introducción

 He aquí un estudio filosófico sobre la vida en sociedad dentro del hombre donde se abordan asuntos como el origen de la misma, y las relaciones que el hombre tiene con ésta y ésa con el hombre. Debo decir, que mi intrención no es otra que estudiar analíticamente, independientemente de mi mediocridad o falta de rigor y conocimientos filosóficos, cómo se debe fundamentar la sociedad en base al hombre y todos sus aspectos destacables como son su esencia o sus exigencias. Por otro lado, en dicho tratado se aborda no sólo el problema de la sociedad, sino también la ética y el recto comportamiento dentro de ésta y ahondaremos, todo lo que mis conocimientos me permitan, dentro de lo que es la dimensión legislativa y política.

 I.    De cómo se origina la sociedad y de cómo el hombre debe ser tratado y aceptado por la sociedad sin diferencias con relación a los demás constituyentes de la misma.

Desde el origen de la especie humana y ya anteriormente con los seres homínidos e incluso con el resto de especies animadas, se establecía un nexo unitario entre todos los individuos que compartían un mismo espacio o territorio. En el ser humano, por ser animal desarrollado, sin centrarnos en los motivos de su evolución ni sus principios o fines, este nexo es de una fuerza mayor y tanto es así que lo denominamos sociedad. La manada humana significa el logro, dentro de la evolución del mismo, de un organismo férreo y funcional, donde se fomentan los pasos dentro de la educación que aquellos individuos que la forman, deben seguir. Por ello, podemos destacar que la sociedad, conocida como unidad entre los individuos humanos y sus relaciones entre sí, viene regida por la naturaleza del propio hombre, al igual que el león está obligado a estar en manada. Pero la distinción entre el ser racional y el otro, radica en la libertad del primero de la que derivamos el libre albedrío y comportamiento del hombre. De hecho, el humano puede, motu proprio, prescindir de la sociedad y vivir apartado de los demás en un estado de soledad. Pero bien es cierto que estaría atentando contra su naturaleza, pues ya fijó ésta la necesidad o por lo menos la tendencia de la vida en común. Otro ejemplo más de cómo el hombre puede contradecir su naturaleza por voluntad propia, derivada de la libertad.

Pero adentrémonos más a fondo dentro de este sistema de nexos o nexo universal que es la sociedad. Dicho ente está compuesto por individuos de distinta forma, grado de perfección, pensamientos y deseos. Por esto mismo, teniendo en cuenta el hecho de que el hombre es sustancia en sí, derivamos que la sociedad debe respetar y hacer caso a todos los hombres por igual sin depender de edad, sexo, creencias, sabidurías o tendencias. Y esto es por varios motivos o razones. Uno de ellos es que la sociedad, en cuanto a tendencia natural del hombre está presente en todos los individuos y por esta misma razón es necesidad universal así como el amor o la justicia; ergo la sociedad es creada por hombres (en cuanto a tramado jerárquico de orden y administración, como organismo concreto) y ésta debe mirar a todos por igual porque aunque la tendencia sea anterior al hombre, sin hombres no habría sociedad. La sociedad entonces debe cuidar a todos sus constituyentes y no discriminar, expulsar o eliminar a ninguno de ellos. Además debe corregirlos en error (contra crímenes y malos actos que afecten a la sociedad) y educarlos en la verdad. Dicha verdad, no debe ser la verdad relativa a cada sociedad ni a cada hombre, sino la verdad suprema que hay por encima de todos los hombres, acabando así con el efecto del multiculturalismo donde se mantiene que las tradiciones están basadas en la verdad de cada sociedad. Pero cierto que es que cada sociedad posee sus tradiciones que no deben ser eliminadas a no ser que contradigan la verdad absoluta.

Otro de los motivos es el siguiente: Los hombres que configuran la sociedad son iguales (en cuanto a su esencia o substancia secundaria) y por tanto poseen las mismas tendencias debido a que su esencia las manifiesta en su alma. Con estas tendencias nos referimos a las exigencias universales como las de amor, justicia e incluso la de comunidad. Y dado que todos los hombres poseen las mismas exigencias por ser todos iguales en cuanto a que son todos hombres, se ven obligados, también por naturaleza, aunque posean libertad para no hacerlo, a realizar esas exigencias y buscar el fin que lo haga. Una sociedad, por tanto, que limite al hombre y no le deje seguir el camino de la realización en el sentido en el que ponga impedimentos a la realización de la propia persona en cuanto a la realización de las exigencias, no es una sociedad justa. Es más, se convierte en una sociedad creada por necesidad universal que limita o vulnera otra necesidad universal. Dicho pues, estaríamos ante un producto del hombre (puesto que aunque su necesidad no depende de él, su legislación y configuración sí lo hacen) orientado contra el hombre mismo.

Y si a esto le añadimos que dichos hombres son iguales, supone una vulneración del propio hombre mismo aunque la acción no se dé directamente en la persona ejecutora o agente partícipe.

Dicho esto sólo queda manifestar y fomentar las bases de dicha sociedad puesto que ya hemos argumentado por qué el hombre necesita la sociedad y cómo el mismo debe ser aceptado y tratado por la sociedad sin diferencias entre sus vecinos sociales.

Próximamente:Artículo II.

Néstor, Tratado sobre la vida en sociedad, Artículo I.

Read Full Post »

A estas alturas del partido en el que estamos es bastante difícil que una serie te enganche de verdad, sobre todo por la gran variedad que existe en cuanto al género. Sin embargo, que tomes cariño a una serie es incluso más complicado rozando a veces lo imposible. Yo soy una de las que le tomó un cariño increíble a una serie llamada Las Vegas.

Las Vegas era una serie de la cadena NBC ambientada en un casino de la Ciudad del Pecado llamado El Montecito. Nos situaba en un grupo de personas que tienen lazos entre sí y veíamos cómo era su día a día en el casino y los dimes y diretes que se daban entre ellos. Tiene un total de 5 temporadas con una media de 22 capítulos excepto la penúltima con 17 y la última con 19 capítulos.
El narrador se podría decir que era Danny McCoy, interpretado por Josh Duhamel (conocido por películas como Transformers o La Noche De Fin De Año). Se trataba de un chico nacido en Las Vegas que entraba en el departamento de Seguridad y Vigilancia del casino. Al principio, Danny mete bastante la pata al acostarse con la hija de su jefe y éste le putea hasta que se hace valer por sus méritos en el trabajo.
 Delinda Deline (interpretada por Molly Sims), era la hija del jefe; una chica que no llegaba a la treintena y que trabajaba en El Montecito llevando el restaurante principal del casino – el Mystique – y  el entretenimiento. A primera vista, no era muy lista que digamos pero destacaba por ser guapa, carismática y una “niña de papá” en toda regla.
Por otra parte, Danny trabajaba con su amiga de la infancia, Mary Connell (interpretada por Nikki Cox), también de Las Vegas. Esradirectora de eventos especiales aunque después fue ascendida. Estaba perdidamente enamorada de Danny aunque su relación solía ser un ir y venir. Mary esconde un gran secreto con respecto a un miembro de su familia que quedará clarificado a lo largo de las temporadas que tiene la serie.
Danny hace amigos en su puesto de trabajo como Mike Cannon (interpretado por James Leisure), un joven brillante y estudiante de la MIT que trabaja como aparcacoches, aunque después ascenderá gracias a un caso en el que colabora; y Samantha “Sam” Márquez (interpretada por Vanessa Marcil), una mujer bastante atractiva y con carácter que trabajaba como anfitriona de casino, un trabajo que consistía en encargarse de que los clientes VIP se encuentren a gusto y tengan todas las comodidades que deseen.
Y el jefe y unión entre todos era Ed Deline, interpretado por un actor al que adoro llamado James Caan y conocido por haber interpretado en la primera película de la trilogía El Padrino a Michael Corleone. Ed Deline era un ex agente de la CIA que realizaba el trabajo de gerente del Montecito – o como lo llaman en la serie “presidente de operaciones” – que controlaba la seguridad del casino. Es un personaje que me fascina por todo en general: su comportamiento, los métodos que tiene para interrogar a los sospechosos, su evolución a lo largo de toda la serie, la relación con sus compañeros de trabajo…
No puedo negar que esta serie fue el germen de que me hiciera seriéfila, término que hace referencia a las personas que les gustan las series. Jamás me he encariñado tanto con unos personajes, con sus tramas, y sobre todo, jamás me he visto tantas veces un mismo capítulo y no lo he dejado de disfrutar. Es una gran desconocida pero también es una gran serie que debe ser vista.
Irene.

Read Full Post »

 Uno de los mayores problemas que afectó a nuestro país no está todavía enterrado. Hasta el momento vayamos cavando una fosa para la cordura.







“¡Ruiseñor mío! ¡Ruiseñor!
¿Aún cantas?”
No, Lorca; ya no canta. Estás muerto y olvidado, abandonado en alguna cuneta o descampado. Tu osamenta descansa en alguna fosa común perdida por los parajes de tu tierra morena y de olivos, de flamencos y farolillos. ¿No te das cuenta? Eres polvo en la sombra, polvo olvidado y desconocido. “Si mis manos pudieran deshojar” la tierra que te tapa… no podríamos hacer nada, la ley no lo ampara; Es un delito devolver la dignidad a los muertos.
El mundo se ha vuelto loco, es delito dar el santo descanso y más necesario para una víctima de asesinato, sea quien sea y sin importar color de brazal, bando o ideas. Las leyes, pseudorectoras de lo que está bien y lo que está mal, amparan la inmoralidad de la situación y castiga a quienes, aunque oportunista e ideologizadamente, pretenden salvaguardar el honor del hombre como lo hiciera el juez Baltasar Garzón, que compadeció ante un juzgado el pasado 8 de febrero, por un supuesto delito de estafa. Y bien pudiere ser que esa estafa fuese un cargo más que lanzar sobre aquél que podría hacer mucho daño al revolver las tierras de España y no sólo literalmente.
Son muchos los cadáveres perdidos, fruto de la Guerra Civil, en fosas comunes desconocidas a lo largo de las tierras hispanas. Se conoce la situación, pero no se actúa; se intenta no rememorar “una situación olvidada ya con la transición y la democracia”, pero la herida queda abierta.
Para intentar cerrar esta herida, se aprobó en el año 2007 la “Ley para la Memoria Histórica”, cuyo fin era aumentar los derechos y las libertades de los perseguidos y represaliados de la Guerra Civil y la dictadura. Esta ley, implicaba la colaboración del Estado para cicatrizar la brecha no sellada hoy día. Tales fueron las medidas como la creación de un organismo para el estudio sobre la Guerra Civil, la localización de fosas comunes y la colaboración para exhumar los cadáveres; e incluso la retirada de símbolos que evoquen a la exaltación del levantamiento militar y la represión de la dictadura. Cabe destacar, que esto último, aunque los rumores y debates mencionen lo contrario, no implica las obras artísticas, arquitectónicas o religiosas.
Pero el problema reside en doble nicho (perdón por la palabra si ofendiese a algún familiar de los asesinados en el conflicto). Por un lado, estamos ante una fuerte politización donde unos buscan cierta venganza ante lo que podríamos llamar “fracaso” y ante la represión durante la Guerra y la dictadura. Y si nos fijásemos un poco lo podríamos advertir en el hecho de que parece que las medidas sólo amparan al bando, por decir así, perdedor. Si bien tengo claro, la intención de la “Ley para la Memoria Histórica” es el aumento de derechos y libertades para los represaliados en Guerra y dictadura, pero ¿se dirige dicha ley al favor de todos los españoles, sin importar su seña política? Ecce problema. Cada persona suele decantarlo para su lado.
Y el segundo bache de la cuestión, descansa sobre la negación o rechazo de colaboración de algunas mentes a la causa de curar por siempre la herida. Ha habido gente en contra de cualquier avance en dicho proyecto ya que supondría abrir de nuevo la herida que se supone olvidada con la transición y la democracia. Entre estos detrimentos sin cordura ni amor a las víctimas (de ambos bandos, vuelvo a repetir), se encontraba el Partido Popular, actual gobernante de nuestro país. Y para colmo, lo ampara la Ley de Amnistía publicada en el BOE de 1976.
Y siendo sinceros, me causa pavor que eso suceda así: La cordura de los hombres no se puede degradar al no afrontar la situación con cabeza. La guerra, gran catástrofe al honor provocada por españoles y dirigida  hacia los españoles (por ambos bandos), sucedió hace ya bastante tiempo y nada ni nadie podrán evitar lo acontecido. Por otro lado, existen fosas comunes que albergan en sus entrañas restos mortales de personas asesinadas a las que no se les ha dado un entierro digno. Y me refiero aquí también a ambas partes; no sólo hay Lorcas por ahí perdidos, sino también personas cuya vida fue arrebatada por manos republicanas o anarquistas. Durante el conflicto se acabó también con la vida de varios miles de religiosos como sacerdotes u obispos y quizá por ahí estén sus huesos, junto con rosarios y estampitas de nadie.


Seamos serios, urge la cordura y mentalizarnos de una necesidad de dignidad hacia unas personas de cobijo desconocido que fueron asesinadas y algunos asesinos: porque en tiempo de guerra no se salva nadie del crimen. Pero quizá esto no esté hecho para nosotros, porque viendo el panorama actual, estamos rodeados de niños ideológicos dañados por mentalidades oportunistas y acomodadas. Quizá el futuro sea más claro y encontremos a los buenos regidores de dicha lucha por sellar con cadenas un volcán mal tapado bajo el testimonio del miedo, el silencio y los recelos político-ideológicos.
Hasta el momento vayamos cavando una fosa para la cordura, que enferma queda en manos de trogloditas sin cabeza que tienen complejo de “españoles”. Sí, simplemente acomplejados, porque no quieren admitir que un problema que afectó a nuestro país no está todavía enterrado. Sin embargo, hay hombres y mujeres que sí lo están y, pudriéndose, sus huesos están mezclados con los de otros y rozándose con las balas de metralla que un día acabaron con sus vidas.
SIT EIS TERRA LEVIS
Que Dios perdone a las víctimas de sus crímenes y nos perdone a nosotros; ha muerto la cordura.
Néstor

Read Full Post »

Carnosa y hermosa rosa
de mis adentros, flor
de hastío y de gusto, caprichosa
mundana de color
amorío y sentido.
Fino nervio, esperanza sena
de lágrimas. Ponto
claro de mi infinita escena
en luces y sueño
viertes el esperpento
de la misma risa, del mismo
sol que te da vida
y cebo. ¡Oh, tú, que sin atisbo
hurgas la herida
de mis días! Timón
de travesía inconstante
suelta ya las velas
de estotro navío errante
que vaga sin penas
por la playa de mi vida.
 Y así bebo de la espera
agua de primaveras
Encalla el marinero inútil
que sorbe intento
mudo de ciega y sutil
esperanza. Miento
cada noche a mi espíritu
para verte al alba calmada
y no estás. Y vas
moribunda de rabia alada.
Y caes. Y das
luto a la muerte inhumana
Si no estás, rosa carnosa
y hermosa, me falta
en mi habla y mis ganas flojas
la luz de tu puerto
la luz de mi esperanza.
Y así bebo de la espera
agua de primaveras.

Néstor. Poeta a los 18: Luz de esperanza nº 1

Read Full Post »

Older Posts »